La banca cierra el grifo del crédito a empresas y hogares

3 características del factoring con recurso que debes conocer

La banca cierra el grifo del crédito a empresas y hogares

Con la primavera llegará la crisis crediticia. Tras diez meses de liquidez a espuertas, el temor a los impagos endurecerá la concesión de préstamos a familias y pymes

La barra libre del crédito y la liquidez financiera para empresas y particulares parece haber llegado a su fin. El aumento de la morosidad derivada de las restricciones en la actividad empresarial por culpa de la pandemia, añadido a la mayor presión de los requerimientos regulatorios y al aumento de los costes relacionados con operaciones de saneamiento en el balance de las entidades financieras provocarán un parón en el flujo crediticio, que será ya generalizado en el primer trimestre de 2021.

Los analistas hablan ya de una crisis financiera silenciosa, aquella que cierra el grifo del dinero para evitar que se eleve la morosidad de los préstamos, una situación que afectará en mayor medida a las familias con ingresos bajos y medios, y a las empresas de menor tamaño, las que disponen de menos activos que las protejan de la insolvencia.

Los bancos han empezado a dar marcha atrás en la renegociación de préstamos y a acortar los periodos de gracia con los deudores, aduciendo la transitoriedad de la crisis sanitaria y por las dificultades financieras que empiezan a sufrir empresas y hogares por culpa de la tercera ola. Y el Banco Central Europeo (BCE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco de España han empezado a alertar sobre esta situación.

El FMI ya ha avisado de que la persistencia de la pandemia está empezando a hacer mella en el sistema bancario europeo a causa del progresivo aumento de la temida morosidad. Por esta razón, ha pedido que se mantengan las «medidas de apoyo al sector financiero» hasta que la recuperación «esté bien encaminada», además de reclamar a la banca que se abstenga de repartir dividendos y recomprar acciones.

Por su parte, la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, recordó ayer mismo que el supervisor está vigilando «atentamente» la evolución de los acontecimientos y «permanece listo para ajustar todas sus herramientas disponibles con el fin de mantener unas condiciones de financiación favorables en la zona euro para todos los sectores», y que se mantenga un flujo de liquidez adecuado.